BE WATER, MY FRIEND…

Si me pidieran que diera un solo consejo a unos padres novatos, sin duda sería el mensaje de esta frase de Bruce Lee, BE WATER, MY FRIEND.

La FLEXIBILIDAD, será lo que os lleve al éxito en esto de la maternidad, paternidad, y por supuesto la lactancia.

Cuando vuestro hijo nazca, nada volverá a ser como antes. Ni mejor, ni peor…diferente. Los que haréis que sea algo positivo, o algo negativo seréis VOSOTROS y vuestra ACTITUD.

El que haya tenido goteras o humedades en su casa, sabe que el agua siempre termina saliendo por donde se pueda salir…hará mancha…levantará la pared…romperá el suelo o la tubería…pero saldrá…pues eso…convertiros en agua. Si os resistís a este hecho, os romperéis como la rama que resiste al viento en vez de dejarse llevar.

Sed flexibles, romped muchos de los hábitos que teníais y cread nuevos pero siempre, disfrutad del proceso.

A continuación, os doy 5 tips para que os convirtáis en agua:

  1. Sed conscientes de que nada es para siempre: vuestro hijo sólo tendrá esa edad una vez en su vida, y en la tuya. Por eso, cuando cueste que se agarre al pecho, cuando la subida de la leche se te haga dolorosa, cuando tú papá, no sepas cómo ayudar a calmar a tu hijo. RESPIRA, hazte amigo del tiempo, y deja que todo siga su curso. Por correr, por querer que las cosas sean ya…no van a cambiar, y te hará sentirte frustrado el no poder hacer que todo vaya más deprisa. La lactancia es un proceso, no es una acción, es decir, necesita sus fases y adaptaciones por ello…deja que fluya.
  2. Confiad en vuestras emociones: Vuestro cerebro sabe en cada momento qué desequilibrio se está produciendo en el cuerpo y os alertará para que volváis al estado óptimo de equilibrio. Puede que sólo tengas ganas de llorar, puede que todos tus músculos te duelan, puede que tengas ganas de gritar, estés enfadado. Vale PARA, ESCUCHA lo que tu cuerpo te está diciendo. Si no ves qué es lo que está pasando, pide ayuda y deja que te expliquen porqué te sientes así. Hay veces que necesitarás ROMPERTE para volver a CREAR eso nuevo en lo que te estás convirtiendo. DÉJATE LLEVAR, pero también RESPONSABILIZATE. Ahora tu hijo depende de ti y se merece tu mejor versión.
  3. Trabajad en vuestra pareja: AYUDAOS. No soy de las que cree que la pareja necesita sus ratos, y que si no los tiene él deja de ver a la mujer como la persona de la que se enamoró…el hombre es más complejo que eso, ¡¡tranquila!!si no puedes créeme que no pasa nada. Vivo con mi marido y mi hijo en otro país, no tengo cerca a nadie que se pueda quedar con mi hijo, y mi pareja no se ve afectada por ello. La clave está en que habléis, sepáis en todo momento qué pasa por la cabeza del otro. Porque el cansancio os hará que “presupongáis cosas” en el otro, porque será el cansancio el que os hará verlas. Mamá, no te castigues porque tengas que dormir con el niño, tú papá no sufras porque te toque dormir en el sofá para que tu mujer pueda descansar (todos lo hacen, aunque no te lo digan…). Tu pareja no sirve sólo para dormir con ella, y vuestros “momentos íntimos” los tendréis, tranquilos…
  4. Informaos: La información es poder. Lee todo lo que puedas antes de que nazca tu hijo. Preparaos para la lactancia, así sabréis qué es normal y qué no lo es, estaréis evitando nerviosismos innecesarios cuando nazca el bebé. ¡¡Por aquí tendréis mucha info!!
  5. Desintoxícate de las opiniones: Todo el mundo va a opinar. Pero ¿sabes qué? La mayoría está opinando sobre sí mismos, no sobre vosotros y vuestra situación. Porque nadie escucha. Es así, los “bien intencionados” en su mayoría buscan reafirmar sus opiniones, no enriquecerte a ti. Busca a alguien imparcial, que te escuche activamente y que vaya sin su mochila cargada para soltar todo en ti. Si quieres, aquí estoy.

Espero haberte ayudado hoy con mi post, y cuenta conmigo para lo que necesites. ¡¡El próximo domingo…mas!! Mientras podéis seguir por instagram, facebook o pinterest mis actualizaciones .

Antes de marcharme, como veis me dirijo siempre hacia mamá y papá porque creo que sois los dos quienes necesitáis trabajar mano a mano para que esto fluya. Si eres de las valientes que estás viviendo esta aventura sola, siéntete bienvenida también, y ¡¡déjame que te acompañe!!

 

Un abrazo enorme.

Deja un comentario